RegTechRegulaciónTecnología

La Revolución RegTech

Be Smart. Adopta RegTech

La complejidad de los cambios regulatorios está obligando a muchas empresas a cambiar la forma en la que operan. La regulación sigue, por lo tanto, impulsando la agenda estratégica. No es de extrañar, por lo tanto, que una de las áreas que mayor crecimiento está experimentando sea el área RegTech (Regulation & Technology). Es la Revolución RegTech.

Como ya hemos recogido en entradas anteriores, RegTech consiste en el empleo de los últimos avances tecnológicos para solucionar los problemas derivados del Cumplimiento Normativo. No es una tarea banal, si tenemos en cuenta la vertiginosidad con la que se suceden los cambios normativos.

Coste del Compliance

De acuerdo al informe Cost of Compliance 2018 publicado por la firma Thomsom Reuters, durante el 2017 la media de alertas por cambios normativos diarios ascendió a 127, de acuerdo a la siguiente distribución por meses y regiones:

Distribución actualizaciones normativas 2017 por regiones

Distribución del volumen de cambios normativos por países y regiones durante el 2017 (Fuente: Thomsom Reuters)

 

El ritmo y el alcance de los cambios regulatorios continúan creciendo y, con ellos, el coste asociado al Compliance. Este coste es mayor, si cabe, en aquellas organizaciones de tamaño mediano y/o pequeño, que tienen que cumplir con los mismos requerimientos aún cuando su negocio está más focalizado y, seguramente, los riesgos a los que se enfrentan son menores.

Por lo tanto, contar con soluciones tecnológicamente avanzadas y que emplean la creatividad para enfrentarse a los problemas derivados del Cumplimiento Normativo, se convierte en una cuestión estratégica.

Enfoque Tradicional vs RegTech

Cuando vemos el verdadero valor que aporta RegTech al Compliance, es al compararlo con la forma tradicional de cumplir con los requerimientos normativos:

Enfoque TradicionalRegTech

Actualizaciones constantes. Aún no se ha acabado la adaptación a una determinada normativa cuando hay que enfrentarse a un cambio en la misma.

Proyectos de tecnología largos y costosos.

Sistemas siempre actualizados de acuerdo a las nuevas actualizaciones normativas.

 Flexibilidad y capacidad de adaptación gracias a las múltiples opciones de configuración y parametrización.

Alto grado de trabajo manual.

Información dispersa.

Conocimiento concentrado en las personas.

Automatización end-to-end.

Simplificación y estandarización de los procesos de Compliance.

Sistemas rígidos.

Reporting largo y costoso, con un elevado % de errores manuales y sin capacidad de reproducir lo enviado.

Sistemas modulares que permiten escalarse en función de las necesidades de la organización.

Reporting ágil, sencillo y automatizado.

Histórico con todas las comunicaciones enviadas al regulador.

Información dispersa.

Sin capacidad analítica.

Toda la información regulatoria centralizada.

Estrategia centrada en la explotación de los datos.

 
Beneficios RegTech

En resumen, un enfoque RegTech aporta los siguientes beneficios:

  • Agilidad: las soluciones RegTech aportan un ato grado de flexibilidad y adecuación a los cambios normativos, gracias al empleo de tecnologías disruptivas.
  • Integración: las soluciones RegTech se integran fácilmente con otros sistemas, bien propios de la organización bien externos, gracias a su arquitectura basada en microservicios.
  •  Velocidad: son soluciones altamente configurables y parametrizables con el fin de adecuarse a las características de cada negocio, a los requerimientos de las diferentes normativas y a las especificaciones de cada regulador. Ello permite adecuarse a nuevas normativas rápidamente.
  • Análisis: con una estrategia basada en los datos, aportan capacidad de análisis, no sólo a los departamentos de Compliance, sino a toda la organización.

Con una alerta por actualizaciones regulatorias cada 7 minutos, sólo hay un enfoque posible para asegurar el cumplimento: RegTech.