InnovaciónRegTechRegulaciónTecnología

RegTech: donde Regulación e Innovación convergen

PSD2, cuando la Regulación permite Innovación

Si bien existe una opinión generalizada acerca de la necesidad de Regulación, son muchos los que se alzan en su  contra, argumentando que supone un freno a la innovación. Sin embargo,  RegTech (Regulatory Technology) es la prueba de la convergencia entre Regulación e Innovación

Es cierto que el sector financiero es uno de los sectores más regulados. Sin embargo, no debemos olvidar cuál es el objetivo de toda esa regulación. Garantizar la integridad del sistema financiero y salvaguardar los intereses de los ciudadanos no es una cuestión banal. Leyes como la de Prevención de Blanqueo de Capitales, por ejemplo, tienen como objetivo que el sistema financiero no se convierta en un instrumento para la legalización del dinero procedente de hechos tan ilícitos y reprobables como la trata de seres humanos, el terrorismo o el narcotráfico, entre otros.

Regulación e Innovación, ¿polos opuestos?

Uno de los problemas de la Regulación es su interpretación. Estamos acostumbrados a ver los requerimientos normativos como obligaciones que hay que cumplir. Obligaciones que no aportan valor, no aportan «negocio» a nuestra organización.

Cuando, después de un gran trabajo comercial, una persona decide convertirse en cliente nuestro, la regulación parece ser un impedimento cuando, por ejemplo, tenemos que aplicarle medidas de Diligencia Reforzada por sus circunstancias y solicitarle documentación adicional.

Sin embargo, hoy en día, la tecnología no sólo nos permite automatizar todos los procesos derivados del Cumplimiento Normativo sino que, además, nos permite dar un paso más hacia adelante e innovar. Una solución eficiente de Know Your Customer nos permitirá recabar toda la información de nuestros clientes y generar conocimiento. Los patrones de comportamiento que elaboramos para poder predecir, por ejemplo, si un cliente está cometiendo actividades sospechosas de blanqueo de capitales nos dan información muy valiosa. El conocimiento es poder y podríamos emplearlo, por ejemplo, para mostrarle información de aquellos productos que, de acuerdo a su comportamiento, le pueden resultar más interesantes. Sin embargo, pocas son las organizaciones que van mas allá del mero hecho de cumplir.

RegTech o cuando la Regulación trae consigo la Innovación

Regulaciones recientes como el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos (GDPR) o la nueva Directiva de Pagos Digitales (PSD2) se han considerado, en un inicio, como grandes obstáculos en la transformación digital. Sin embargo, la realidad es que pueden ser grandes aceleradores de la misma.

Los bancos e instituciones financieras tradicionales siempre se han caracterizado por proteger mucho sus activos y su propiedad intelectual e, históricamente, han construido muros en lugar de puentes. Regulaciones, como la PSD2, han obligado a los bancos a abrir sus sistemas y datos a terceros y han propiciado la aparición de un gran número de fintech que están experimentando nuevos modelos de negocio y, con ello, nuevos productos que ofrecer al mercado y nuevas experiencias de clientes.

Los beneficios de un enfoque RegTech
Ya sea tiempo, energía o dinero, los recursos de una organización son limitados. Las soluciones RegTech garantizan una mayor eficiencia, tanto en las operaciones como en los costes asociados.
 
De hecho, las soluciones RegTech permiten una mayor optimización y una gobernanza más eficiente de los datos que una organización maneja. Además, proporcionan capacidad analítica, ofreciendo una visión más completa de todas sus actividades. 
 

Otro de los beneficios evidentes de adoptar una solución RegTech es la estandarización y la automatización de los propios procesos internos. Se añade simplicidad y se facilita su comprensión por cada uno de los miembros que componen la organización.

No en vano, hablar de RegTech es hablar de Big Data, de Inteligencia Artificial, Aprendizaje Automático o Robótica. Se automatizan aquellas tareas mecánicas y repetitivas, reduciéndose el riesgo asociado a posibles errores humanos en ellas. Todo ello, permite aprovechar la capacitación y formación de los diferentes miembros de la organización en aquellas tareas donde su aporte de valor es máximo.

Pero, sobre todo, hablar de RegTech es hablar de Cumplimiento. Es reducir el riesgo reputacional, mejorar la imagen de marca y un factor clave en la conducta corporativa. Tener una buena reputación de marca es fundamental para cualquier organización y un arma muy poderosa para ganar competitividad en el mercado. Cuanto mejor sea la imagen de marca, más probable es que los consumidores se decanten por los productos y/o servicios que ofrece una empresa. 

Por lo tanto, aquellas empresas que apuesten por un enfoque RegTech podrán, verdaderamente, transformar su Cumplimiento Normativo o Compliance, convirtiéndolo en una clara ventaja competitiva, algo que va mucho más allá de, simplemente, cumplir con la legalidad.